6 Miradas sobre X Conferencia de las FARC – Parte 1

Esta primera entrega a modo de ensayo-reportaje hace un recuento de la metodología y la logística desplegada en la que puede ser la última conferencia de este movimiento guerrillero, así como una alusión al humanismo con que los y las combatientes atendieron a los medios de comunicación.

dsc_1400

  1. Cómo se trabajó la X Conferencia

La democracia en las FARC-EP aplica el concepto marxista-leninista del centralismo democrático, un modelo de participación jerárquico y vertical que procura la participación efectiva en la definición del horizonte político, de abajo hacia arriba, de todos los y las miembros de la organización, y que en contrapartida exige irrestricto cumplimiento de las orientaciones emanadas, de arriba hacia abajo.

En conversación con Eliodoro Suárez, comandante de la compañía Urías Rondón, famosa por su inclemencia en el combate con las fuerzas del Estado, conocimos que la Escuela Isaías Pardo del Bloque Oriental, en cuyas instalaciones fuimos hospedados, sesionaba desde hace aproximadamente 1 año en atención a la orientación de priorizar la pedagogía de cara al nuevo momento político de esta guerrilla. Cada uno de los borradores de acuerdo y los comunicados surgidos en la Habana fueron discutidos previamente en las escuadras y las dudas sobre lo que se entendió y lo que no, eran llevadas al aula de la Urías Rondón para discutirlo en plenaria de la mano de Mauricio, comandante a cargo del Bloque Oriental.

Para la X Conferencia la dirección de las FARC-EP emitió 30 tesis, es decir, enunciados generales sobre la lectura de momento y los destinos de la organización, esta vez con dos objetivos principales: (i) analizar y refrendar el acuerdo final; (ii) definir el horizonte político y organizativo para el tránsito hacia un nuevo partido/movimiento político, incluyendo la convocatoria a su Congreso constitutivo[1]. El primer nivel de análisis de las tesis fue por células, unidad básica compuesta por 3 guerrilleros o guerrilleras, y así fue ascendiendo por las unidades hasta llegar a unas conclusiones por Bloques. Durante el primer momento de la Conferencia, estas conclusiones de Bloques y las 30 tesis fueron socializadas y complementadas por 121 intervenciones individuales (31 de mujeres) que debían ser inscritas previo a la Conferencia.

Los encargados de analizarlas fueron los 31 miembros del Estado Mayor, incluyendo los 9 del Secretariado, la Delegación de Paz, los 144 delegados de los diferentes Bloques (aproximadamente 1 x cada 50 guerriller@s), y los 24 presos políticos que obtuvieron permiso transitorio para asistir. Las decisiones son tomadas en consenso.

Luego vino el trabajo por las 11 Comisiones instaladas, encargadas -entre otros temas- de la elaboración de las conclusiones generales, del tránsito a la vida política, de los asuntos de género, de la comunicación y prensa, de la política económica y financiera del nuevo movimiento y, una de las más importantes, la Comisión de ética, militancia y control de cuadros, que fijó los lineamientos de la proyección de cuadros (dirigentes) en el nuevo movimiento político y la apertura de los órganos decisorios, acordando ampliar el Secretariado de 9 a 15 integrantes, y el Estado Mayor Central (en el futuro “Ejecutivo Nacional”) de 31 a 61 miembros, priorizando en ambos casos la participación de las mujeres de la organización, hasta ahora notablemente marginadas.

La participación de los medios nacionales, internacionales y alternativos fue comprensiblemente restringida. A primera hora se anunciaba un orden del día y se emitía un pronunciamiento escueto sobre algún tema sensible a discutir ese día. Las ruedas de prensa ordinarias fueron siempre a las 18:00 horas (en lenguaje militar) y a media tarde hubo algunas extraordinarias como la de los presos políticos y la de l@s artistas farian@s de “Los Rebeldes del Sur”. Este esquema acartonado evidenció la falta de imaginación de la organización guerrillera para captar con mayor eficacia la atención de los medios y posicionar de mejor manera sus mensajes.

Adicionalmente, se dispuso un mecanismo para solicitar entrevistas con los miembros del Estado Mayor y en los campamentos estaba abierta la posibilidad para conversar con los guerrilleros y guerrilleras presentes de los Bloques Sur y Oriental (en realidad rebautizado Jorge Briceño) que no tenían calidad de delegados pero que habían acudido a apoyar la logística y a participar de los espacios de socialización y esparcimiento, tema que se abordará más adelante. Hombres y mujeres siempre sonrientes y dispuestas a los medios.

  1. El humanismo fariano

 

dsc_1596

Abuelo en las filas corta cabello de su nieto en uno de los campamentos

El Bloque Jorge Briceño es la retaguardia estratégica de las FARC-EP. Su control sobre una vasta zona llana y selvática, incluyendo la serranía de la Macarena, parajes inhóspitos del país con una débil o nula presencia del Estado y del capital, le ha permitido consolidarse como única autoridad legítima y fortalecer su poderío económico y militar. Desde allí se diseñó un corredor que permitiera sitiar Bogotá escalando la cordillera oriental por el Sumapaz, y por momentos logró confrontar a las fuerzas del Estado no bajo la lógica de la guerra de guerrillas, sino de guerra de posiciones como Ejército revolucionario. Jorge Briceño, el “Mono Jojoy”, fue el artífice de esta escalada militar y su rostro fue la imagen del miedo de las élites ante una eventual desestabilización del país.

Los medios hicieron del miedo de las élites el miedo del país. El Bloque Oriental de las FARC-EP fue símbolo de crueldad, de barbarie, de terror. Y aún entre los sectores de izquierda en el país, incluso aquellos que consideramos legítima la rebelión armada, el Bloque Oriental era símbolo, al menos, de prepotencia militar.

No obstante, ningún medio, excepto los más pusilánimes, podrá negar el conmovedor humanismo que presenciamos con todos nuestros sentidos en las sabanas del Yarí por parte de los y las combatientes de este Bloque. Contrario a lo que se pudiera pensar, el largo período en que esta región ha sido una “zona liberada” y en que la guerrillerada ha compartido el comunitarismo y la colectividad de la cotidianidad de la guerra, ha hecho de ellos y ellas seres humanos de otro nivel de conciencia.

Para el alojamiento de la prensa se dispuso de grandes carpas con camarotes o zonas de camping, con una tarifa razonable. Alternativamente, a voluntad y sin costo, era posible alojarse en los campamentos de los Bloques Sur y Jorge Briceño, para dormir en las famosas “caletas”, estructuras de palo e impermeable, similares a las de los tiempos de guerra, pero con algunas comodidades propias de los tiempos de paz, como catres fijos, colchonetas y sábanas. “Estas son suits” nos dijeron al llegar.

Los anfitriones hicieron gala de una impecable ética del trabajo. Centenares de hombres y mujeres de la guerrilla mostraron una estricta disciplina y un amor sincero a las tareas encargadas, desarrolladas con admirable facilidad y buen ánimo; prestar guardia, cortar leña, cocinar en las ranchas, mantener en buen estado los baños y los chongos (letrinas), llevar, traer, armar y desarmar. Verlos trabajar era como ver hormigas en su autómata labor, caminando con determinación, trabajando con envidiable destreza y sin más materiales que los de la propia naturaleza. Tres semanas bastaron para el montaje de todos los escenarios de la Conferencia, incluyendo el auditorio y los salones de discusión, y excluyendo la mega-tarima y las carpas para la prensa, que fueron contratadas.

Otro principio de la acogida fue la buena fe. En una zona de guerra y con enemigos de toda clase, nunca nos hicieron una requisa ni nos exigieron la cédula para hacer un cotejo de la información que entregamos al momento de la acreditación. Salvo en la entrada, nadie llevaba consigo su fusil, y de manera inverosímil, estos eran dejados a la mano de cualquiera en las caletas de los campamentos. A excepción del lugar de la Conferencia, que se encontraba restringido del resto de asistentes por un retén que tenía una cuerda como pare, nunca nadie nos miró con desconfianza, o nos preguntó hacia dónde íbamos, quiénes éramos, o nos exigió la escarapela. La apuesta por la paz y la reconciliación se observa en los más pequeños detalles.

Sería ingenuo pensar que no existía un interés por parte de las FARC-EP en mostrar una cara amable y que seguramente haya sido una orientación a sus tropas. Pero sería aún más ingenuo pensar, entre quienes estuvimos allí, que tal muestra de confianza, respeto, disciplina y camaradería, pueda ser una estratagema. Todo lo contrario. Incluso fue tema recurrente de conversación entre los asistentes “civiles” de la X Conferencia, que para los miembros de esta guerrilla, o al menos para los miembros de los Bloques que conocimos, va a ser muy duro en esta nueva fase el choque con los antivalores de la sociedad urbana; el individualismo, la desconfianza (si no el oportunismo), la pereza, la intolerancia.

Nota al pie. Llegar hasta las Sabanas del Yarí es costoso. Y la estadía lo hubiera sido más, si nos hubiéramos atenido al restaurante contratado que vendía almuerzos a 15 y desayunos a 10 mil pesos. Varios periodistas de los medios alternativos acudimos a los ranchos de los campamentos en donde comían los guerrilleros a buscar algo de solidaridad. Y fue tan recurrente la situación que se dio la orientación de ampliar las ollas para ofrecernos desayuno, almuerzo y comida gratuita, suficiente y de excelsa calidad ¡Gracias!

[1] “!Exclusivo! Anncol presenta el documento completo con las Tesis de Discusión de la x Conferencia de la FARC-EP”, Agencia de Noticias Nueva Colombia -ANNCOL-, 21 de septiembre de 2016. Disponible en: https://anncol.eu/colombia/politica-economia/item/5249-anncol.

Ver siguientes entregas

Parte 2.

3. Las FARC-EP le apuestan a la paz
4. Si la revolución es una fiesta, la paz es una fiesta

Parte 3.

5. Las contradicciones de las mujeres farianas
6. De la toma del poder sin armas

Un comentario en “6 Miradas sobre X Conferencia de las FARC – Parte 1

  1. Pingback: 6 Miradas sobre X Conferencia de las FARC – Parte 3 | Abya Yala Renace

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s