El Salvador: 30 DE JULIO ¡NUNCA IGUAL!

 

Por: Santamaría de Jesús, Lorena de Jesús y Joaquín Rodríguez

Así se desarrolló la marcha donde se conmemoró el asesinato  de estudiantes de la Universidad de El Salvador el 30 de julio de 1975, masacre cometida por cuerpos de seguridad del estado salvadoreño con una impunidad total.

La marcha conmemorativa inicio. La dinámica no ha cambiado demasiado con relación a las conmemoraciones de los años recientes, inicia en la Universidad de El Salvador y termina en las aproximaciones del Hospital Rosales, esto como parte de rememorar  el recorrido realizado por los estudiantes masacradxs; aunque en  más de una ocasión algunos grupos han seguido hasta la Plaza Libertad, lugar hasta donde se dirigía la multitud ese día de 1975. Lxs asistentes quienes portan banderas y camisetas con las cuales se identifican con una asociación, fraternidades o sindicatos, mantas con frases que denuncian la corrupción de la casta que conforman los partidos políticos, disfrazados de personas que son elementos importantes de la realidad política-económica de nuestro país. Lxs estudiantes iniciaron a dar los primeros pasos, luego de un par de cuadras se escucha un grito “¡culo tierra!”, todas y todos se detuvieron, posteriormente se acurrucaron, el silencio que adornaba el ambiente desapareció cuando la primera persona inició a correr y el resto de participantes le siguieron.

Las calles por donde pasan lxs estudiantes se detiene el tráfico y más de algún conductor osado intentaran atravesar la concentración, pero lo único que logrará con su intento es ser humillado. Entre la multitud nacen consignas que todos secundan con fuerza y en las aceras se encuentran más de algún intrépido que pinte o escriba con aerosol en las paredes de negocios (especialmente bancos y restaurantes) alguna imagen o texto relacionada a este día tan significativo, es interesante como a pesar de la afluencia de policías ninguno se atreve a detener a estos encapuchadxs que tapan su rostro de forma improvisada con camisetas. Un hecho relevante este año es que por primera ocasión una asociación universitaria de la diversidad sexual participa en este evento que históricamente ha contado con la participación de grupos marxistas o anarquistas; se presentan también con sus banderas que tienen todos los colores del arcoíris y que se muestra disruptiva con relación a los colores tradicionales: rojo, amarillo o negro.

Otros tres hechos significativos que ocurrieron y que muestran la diversidad de pensamientos que confluyen en este evento fueron: el  primero pasará desapercibido para una amplia parte de la multitud, el momento en que se presenta un integrante de la jerarquía del partido de izquierda, pero es abucheado por la multitud y termina retirándose avergonzado, un hecho que muestra el descontento hacia el partido e igualmente resulta contradictorio porque el mismo partido ha financiado la participación de dos grupos de música popular reconocidos nacionalmente para la vigilia que se realizará posteriormente.

El segundo consiste en la división que se hizo patente y es generada  por los aspirantes a la rectoría, una dicotomía que no se ha resuelto de forma institucional y que polariza a los estudiantes. En un lado tenemos estudiantes que mostraban un apoyo a la Sala de lo Constitucional, confiando en su buen juicio para resolver en pro de la candidata Ana María, mientras que por el lado opuesto personas que consideraban a la misma instancia como una entidad con fines golpista.

El tercer hecho consiste en la integración que se ha construido entre estudiantes organizados de las carreras: Antropología, Historia, Sociología y Trabajo Social, todos ellos marcharon todos en un mismo bloque.  Esta integración es un proceso que tiene años formándose y que se ha consolidado a partir de su lucha en contra del accionar arbitrario, excluyente, represivo y déspota de las autoridades de la Escuela de Ciencias Sociales. Entre sus carteles se podía leer un llamado a la unidad del estudiantado, un evidente apoyo con los universitarios hondureños que en los últimos meses han vivido persecución por parte del Estado, finalmente la exigencia de condena para los militares que cometieron masacres durante la guerra y que con la derogación de la ley de amnistía se abre una oportunidad para dar este salto en la búsqueda de justicia, verdad y reparación.

Luego de un par de horas la marcha conmemorativa llegara a su final en las aproximaciones del Hospital Rosales, acá lxs estudiantes como es tradición terminaran rociando con gasolina a sus carrosas  improvisadas con papel y madera. Mientras se deforman las figuras entre las llamas,  la multitud se ira dispersando; algunos de camino para su casa, mientras que otros caminaran de regreso para la universidad para participar en la vigilia.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s