“Abya Yala”, documental fotográfico

Descargar aquí: Abya Yala, América desde adentro

Por: Agustín Abad

Abya Yala significa “Tierra de plena madurez” o de “Sangre vital”. Este documental fotográfico realizado en un año y medio de recorrido a través de 9 países de éste continente, intenta reflejar en imágenes (luego de, en el mayor de los casos, convivir con la gente retratada) el corazón aún latente de lo ancestral manifestado en mayor o menor grado en el lazo íntimo del campesino y del nativo con la tierra y la manera en que ellos habitan el mundo. 

Captura de pantalla 2016-04-12 11.46.00

La diversidad, es uno de los aspectos natural del planeta; de plantas, animales, pero también de ecosistemas humanos, con sus colores, su arquitectura, sus formas agrarias particulares, en una adaptación en comunión con el lugar que habitan. Una idea mercantil de la vida se expande por el mundo irrumpiendo y homogeneizando la diversidad intrínseca de éste planeta, dejando como resultado una monocultura.

En consecuencia, las culturas aquí registradas a mediano o corto plazo podrían desaparecer.

Abya Yala la tierra de plena madurez,

de sangre vital, aventó

mi vuelo junto a sus caminantes;

los hijos del agua, los guardianes del fuego. 

La velada memoria de

 la Madre vive y baila en

 sus danzas, se expresa a

través de pasos

firmes y enraizados

que labran y fecundan

los círculos del tiempo.

Al avanzar desde una idea separada y fragmentada de la vida, hemos desarrollado nuestra inteligencia técnica desalineada del corazón. Esto es observable en la manera en la que nos relacionamos en la actualidad y en como nuestras ciudades modernas, en sus formas, reflejan nuestro pensamiento moderno; conglomerados de casilleros rígidos e inconexos. Esto en oposición evidente a la forma natural de manifestación de la vida en la tierra; una diversidad interconectada.

Cuando observamos a ciertas comunidades nativas del mundo antiguo y algunas de estas hoy día vigentes, podemos ver la identidad que manifiestan a través de su arquitectura, de sus colores, de su agricult ura, de sus lenguas, como una forma natural de existir dentro del flujo de la naturaleza. Impulsado por descubrirme a través del contacto con éstas comunidades, en el año 2013 decido emprender un viaje por las provincias del norte de Argentina, buscando en principio el contacto con el campesino, es así como comienza ABYA YALA, América desde Adentro; un recorrido de un año y medio por 9 países de Latinoamérica, culminando el itinerario en México.

Esta experiencia materializada en éste documental fotográfico combina la vivencia junto a ellos con las imágenes plasmadas por la cámara; ésta aventura me llevó a trabajar la tierra en Tocaña (comunidad afroboliviana), a convivir con los campesinos del Páramo de Paletara en Colombia, cultivando papas con ellos. Los Guambianos, etnia del Valle del Cauca de Colombia, con los que trabaje en la construcción de una casa, en la Selva del Putumayo estuve con los Embera Chami, siendo el primer extranjero en visitarles, en la Sierra Nevada conviví con los Koguis y los Aruhuacos. En Ecuador estuve un mes y medio conviviendo con una chamana de la etnia Kitchwa, en las sierras de este país participé en las mingas (trabajos comunitarios recíprocos) en comarcas nativas, hice un registro de algunos longevos de Vilcabamba al sur de Ecuador. Por Perú estuve con los Shippibos de la selva. En Panamá participé en la resistencia de la etnia Ngöbe Bugle ante un proyecto hidroeléctrico, estuve con los Kunas , etnia que habita el Kuna Yala (San Blas) conjunto de 365 islas del mar caribe. En Nicaragua conviví con campesinos de Niquinhomo, pueblito donde nació Sandino. En Guatemala asistí a ceremonias Mayas. En México estuve en comunidades Zapatistas de Chiapas, y más al norte conviví con un Chaman de la etnia Huichol, el que me abrió la puerta a la cosmovisión de la misma.

La diversidad que vemos en las formas es la manera en que se manifiesta la vida en el planeta a través de plantas, animales, pero también de ecosistemas humanos en comunión y adaptación con el lugar que habitan. Ésta monocultura que estamos experimentando y que pareciera extinguir los colores que manifiesta la diversidad humana es el producto de una manera mercantil de concebir la vida.

Captura de pantalla 2016-04-10 11.30.59

Más información en pagina web http://agustinabad.wix.com/yael#!nuevo/c4ev

 D I S E Ñ O E D I T O R I A L + ARTE DE TAPA CECILIA COMERCI  ojodepezz@gmail.com

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s