Fracking: La Fantasía de un Desarrollo Insostenible

Por Sergio Córdoba.

 Estudiante de Maestría en Estudios Ambientales Universidad Nacional de Colombia

fracking

Ilustración de http://cedu.com.ar/

Desde los inicios de la edad industrial, hace aproximadamente 150 años, el petróleo se ha convertido en la principal fuente de energía para las actividades económicas e industriales. En la actualidad, el consumo de este recurso constituye el 89% de la energía consumida (OPSur, D´Elia; 2014), a hoy se han consumido 140.000 millones de metros cúbicos de petróleo (OPSur, D´Elia citan a Rifkin; 2002). La mayor parte de este consumo se concentra en seis países, siendo Estados Unidos el país con un mayor consumo diario, alcanzando los tres millones de metros cúbicos (EIA, 2012), lo sigue China con 1.6 millones de metros cúbicos de petróleo consumidos al día (Op. Cit.). Cabe mencionar que Estados Unidos, teniendo menos de una cuarta parte de la población china, consume casi dos veces más la cantidad de petróleo consumida por China. Colombia consume menos de 160.000 m3 de petróleo al día.

La economía mundial se ha basado aproximadamente desde la segunda mitad del siglo XX en la explotación intensiva del petróleo como fuente de energía barata, sin embargo, al ser el petróleo un recurso natural no renovable, tiende a agotarse. Su curva de producción llega a un pico y comienza a disminuir, los nuevos pozos estarán a mayor profundidad y por consiguiente, la extracción del crudo resultará cada vez más compleja y costosa (Ferrari en Robles Montoya; 2014). Esta situación lleva a un incremento en los precios del crudo y la economía comienza a estremecerse. El incremento en los precios de los alimentos en 2008, con todas las implicaciones socioculturales que se dieron, fue consecuencia de esta subida en los precios.

Ante este panorama, el petróleo no convencional, que anteriormente no se podía explotar por sus altos costos, comienza a ser explotado. El petróleo no convencional se encuentra atrapado en rocas impermeables que impiden su filtración y por lo tanto, su extracción. Se ha venido desarrollando e implementando en varias regiones del mundo, principalmente en Estados Unidos, una nueva técnica de explotación llamada “fracking” o fracturación hidráulica, que consiste en inyectar agua, productos químicos, ácidos corrosivos y arena a miles de metros de profundidad, con el objetivo de generar fracturas en la roca madre, que permita liberar el crudo y los gases contenidos en la misma, formando los yacimientos o pozos no convencionales.

No obstante, en Estados Unidos se ha demostrado que esta práctica es un factor de contaminación de las aguas subterráneas y superficiales con diferentes sustancias tóxicas. Adicionalmente, hay serios indicios de que las fracturas en la roca madre provocan desplazamientos de las fallas en la corteza terrestre generando sismos (Bacchetta;2013). En 2010, investigadores de la Universidad de Duke y la Universidad Politécnica de Pomona en California realizaron un estudio que vinculan la contaminación de varias fuentes de agua con las actividades extractivas relacionadas con el fracking (D´Elia, Ochandio; 2014). De la misma manera, estados como Nueva York y Maryland solicitaron moratorias para dicha actividad (OPSur; 2014) y el estado de Vermont la prohibió (Op. Cit.).

A nivel internacional Francia, Bélgica y Bulgaria han sido tres de los países en los que se ha prohibido el fracking por el peligro potencial que representa tanto para la salud humana como para el equilibrio ambiental. Alemania, Reino Unido y España, entre otros, han declarado la moratoria con el fin de analizar con mayor profundidad los efectos del fracking.

En Colombia, la Contraloría General de la República envió un pronunciamiento a los Ministerios de Ambiente, de Minas y Energía y a la Agencia Nacional de Licencias Ambientales, en el que advertía sobre el riesgo latente que implicaría el fracking para el patrimonio por la posible contaminación de las fuentes hídricas, la afectación en la salud pública y el riesgo geológico (Revista Semana; 2014). No obstante el panorama y las recomendaciones recibidas, el Gobierno colombiano ha decidido permitir la entrada del fracking al país. Con el argumento de que el sector de hidrocarburos (y extractivo en general) es uno de los principales apalancadores del desarrollo en Colombia, medido en términos del PIB.

Queda en evidencia entonces, que este concepto de desarrollo está construido sobre la base del bienestar material basado en la acumulación de la riqueza y en la maximización del beneficio. La naturaleza se convirtió en un recurso más para obtener mayor ganancia, los daños ambientales son cuantificados en forma de costos y asumidos por las empresas contaminadoras, donde se le añade un valor más en su ecuación maximizadora de ganancias. No se toman en cuenta los daños irreparables que se cometen a la naturaleza con la devastación y alteración de los ecosistemas producto de las actividades extractivas, así como la vulneración de los derechos de las comunidades que ven como su medio ambiente se va deteriorando progresivamente. Según cifras del Centro Tyndall de la Universidad de Manchester, se encontraron que 17 productos químicos utilizados en el fracking son tóxicos para organismos acuáticos, ocho son cancerígenos probados, siete tienen componentes mutagénicos y cinco alteran el ciclo reproductivo humano. (Bacchetta, Op. Cit).

Lo que hay entonces que cuestionar es qué clase de desarrollo se está proponiendo desde el Gobierno Nacional, si pese a las diversas investigaciones alrededor del mundo se encuentran factores que ponen en peligro tanto la vida humana como la ecosistémica, ¿por qué hay un interés ciego en permitir la entrada de esta actividad al país? La respuesta podría encontrarse en lo que el actual Gobierno ha llamado la Locomotora Mineroenergética. Se propone impulsar el PIB convirtiendo a Colombia en un escenario extractivista, próspero para la inversión extranjera directa, preparado para competir con las economías mundiales. Sin embargo, la identidad cultural y la biodiversidad, factores vitales para la construcción de un país pluriétnico, se van perdiendo poco a poco, generando más y mayores conflictos.

Es momento entonces, de construir desde y con las comunidades modelos de desarrollo propios, incluyentes y respetuosos con sus creencias y con la naturaleza. Esto implica promover estrategias de conocimiento en el que el discurso científico y moderno se complemente con los saberes populares y tradicionales de las comunidades, permitiendo así la construcción de un diálogo de saberes a partir de la interculturalidad. Es de este modo como se puede prolongar en el tiempo una calidad de vida digna en el país y se logre construir una paz estable y duradera con justicia social y ambiental.

Bibliografía

 Bachetta, Victor. Geopolítica del Fracking. Impactos y Riesgos Ambientales. Lectura disponible en http://nuso.org/articulo/geopolitica-del-fracking-impactos-y-riesgos-ambientales/?page=1

 Bertinat, Pablo; D´Elia, Eduardo; Observatorio Petrolero Sur; Ochandio, Roberto; Svampa, MAristella; Viale, Enrique. 20 Mitos y Realidades del Fracking. Lectura disponible en http://www.rosalux.org.ec/attachments/article/819/20_Mitos_LIBRO_FRL_PRINT.pdf

 El Tiempo. “No Podemos Darnos el Lujo de no Hacer Fracking”. Lectura disponible en http://www.eltiempo.com/economia/sectores/entrevista-con-juan-carlos-echeverry-nuevopresidente-de-ecopetrol/15558455

 Revista Semana. El Fracking llegó a Colombia. Lectura disponible en http://www.sostenibilidad.semana.com/medio-ambiente/articulo/fracking-llegocolombia/31672

 Revista Semana. Gas Esquisto: la Revolución Energética Mundial. Lectura disponible en http://www.semana.com/mundo/articulo/gas-esquisto-revolucion-energetica/360764-3

 Robles Montoya, Benjamín. Impacto Social y Ambiental del Fracking. Lectura disponible en http://www.nofrackingmexico.org/libro.pdf

 RTVE. Fracking, La Fiebre del Gas. Lectura disponible en http://lab.rtve.es/fracking/

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s