FEMINAZI

Por Carlos Andrés Umaña 

Ante el necesario aumento de las denuncias públicas en relación a femicidios, y con el acoso callejero como tema actual tras la coyuntura por la que fue asesinado Gerardo, se desató en facebook una hemorragia reaccionaria, que ataca al feminismo al homologarlo a un movimiento de inversión del poder patriarcal, y que a su vez pide a las mujeres considerar momentos en que los hombres al parecer son víctimas de agresión.

A quienes hacen el juego y reproducen estas publicaciones, los considero operadores reaccionarios. El lugar de estas publicaciones está lejos de una actitud crítica o reflexiva sobre el poder, en cambio, se perciben como respuestas anquilosadas en un ejercicio patriarcal que ha sido cuestionado. Estas publicaciones tienden a desviar el escenario de lucha, por tanto conservan la violencia hacia la mujer y permiten el resurgimiento de un orden previo al desfase coyuntural, mismo que oportunamente está siendo articulado en diversos medios y escenarios por el feminismo.

No nos hagamos los ingenuos, no es comparable el dolor diario que vive una mujer en el espacio público y privado al que vive un hombre. Con esto no niego que existen formas de violencia contra el hombre, no obstante considero que ese es otro espacio de discusión, uno que poco tiene que ver con el ataque a aquellas compañeras, que con sacrificio exigen a diario lo mínimo para cualquier ser humano (a): respeto a su existencia.

Yo he fallado en múltiples ocasiones ante esta demanda de respeto del feminismo. Es complejo cuestionar un significante con tal poder como lo es ser nombrado “hombre”, pero de no hacerlo, estaríamos en complicidad con cada muerte y denuncia de aquella que por su condición como mujer, ha sido violentada. Los números intentan retratar esta violencia, pero como de costumbre, quedan cortos al dimensionar el dolor.

Una ética liberadora que desplace históricamente los sistemas de poder actuales, requiere que tomemos las propuestas que llegan desde lo queer y el feminismo, como formas conjuntas de transformación subjetiva y colectivizada. El término feminazi es la antípoda a esta lógica de lucha, el término feminazi es un elemento atractivo y potable para el discurso conservador, el mismo discurso que propicia femicidios justo en este momento.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s