Invasión

image06

Guatemala por siglos fue el hogar de inquilinos respetuosos con la pacha mama, hasta que llegaron los españoles;  Los espíritus de los abuelos lo transmiten a través de los más altos collados, las lágrimas del cielo rebanando sobre las hojas tiernas de la hoja ancha, miles de moléculas de sangre que derramaron nuestros padres a la llegada de los invasores.

Tonatiuh el bárbaro, el blanco, el español,  nos quitó el espesor de los bosques y de las selvas, nos quitó el aullido del mono león. Mató a nuestro Militar Maya Mam Kaibil Balam que de vez en cuando se le oye llorar en los montes.

Que difícil recordar cómo nos impusieron la religión, fue sangrienta y aterradora, quemaron nuestros códices se burlaron de nuestros vestidos y nos uniformaron, nos vendieron, nos usaron como esclavos.

Nos dieron espejos por el oro que adornaba nuestros valles, violaron a nuestras abuelas, nos quitaron nuestras tierras donde cosechábamos los mangos, el cacahuete, el caco, el maíz de colores.

Nos quitaron nuestra belleza exterior y aun comercializan con ella. Su imperio se posicionó en nuestra Quauhtlemallantl  la tierra de los bosques y las selvas.

Con que dolor, que brota   de lo más profundo de mi ser, anhelo jamás hubieran llegado ellos para llamarnos indios, para aplastarnos y someternos.

Hoy siguen invadiendo nuestro territorio y saqueando nuestras tierras.

Esta noche entre los bosques fríos situados a los  3000msm la lluvia, tritura nuestros pensamientos, pero refresca el alma, la lluvia con su frialdad recuenta nuestra historia.

Nosotros fuimos sometidos hasta las montañas, desde los 1,500 1,600 1,700,  aquí las tierras eran áridas y con el tiempo nuestros tatarabuelos la quisieron ver florecer. El fusil retumbaba pero no segaron nuestra lucha nuestros abuelos se escondieron en las madrigueras del Coyote,  y allí oraron, pero oraron en vivo y la forma en que lo hacían era planificando el  presente de quienes ahora somos sus nietos, mientras los fusiles reñían, nuestros abuelos discutían el futuro; había mucha autoformación en ellos, mucha dignidad , humildad y sobre todo conciencia; salió a colación la barbarie con la que conquistaron a los pueblos originales y se mezclaron, y los hijos de esas mezclas fueron despreciados… fuimos despreciados…

Hicimos el semanero, nos llevaron al paredón, nos impusieron la ley fuga, la ley de la vagancia. En nuestros genes recorre el cansancio del alma y de la tierra,  también la esperanza, también la valentía y muy importante la Revolución,  nuestros  abuelos la llamaron, Abuelo “Kaibil Balam” lo llamaron, Benito Juarez, “ Tata Cardenas”, “pancho Vìlla” lo llaman” “Arbenz Vive”

A Kaib`il Balam las fuerzas militares e invasoras de Pedro de Alvarado lo persiguieron dia y noche, durante días, por selvas praderas y montañas, protegido por las energías del corazón de la tierra y del cielo, su espíritu nunca fue conquistado, no murió, vive en nuestra lucha.  Ellos le pusieron Kaibiles a una fuerza militar de élite del ejército de Guatemala, pero  esta es una Burla a un verdadero defensor.

Pero nuestros abuelos dijeron que, Tonatiuh tendría su época y nosotros recobraríamos  la vida de nuestra Pacha Mama, los nahuales por todas partes anuncian un nuevo porvenir, se ve por las noches la Ixchel dándonos la luz de la esperanza.

Kaib`il Balam saldrá con un batallón de 40mil o 60mil y desvanecerán el radiante Cabello de Tonatiuh que esta bañado en Sangre, la sangre de nuestros abuelos que fueron abatidos simplemente por existir. Los pueblos de  Quauhtemallantl se unirán a una solo voz y dirán Basta, Basta ya, paz en los bosques y en la montañas, nos vamos a deber con razones a nuestro territorio a los espíritus del Corazón del Cielo, del corazón de la tierra y a nuestras selvas, proclamaremos un nuevo orden una armonía musical al son de la chirimía y del tambor que anuncian el reino de Kaib`il Balam el reino de sus hijos mayas.

Nuestro origen, que proviene de la selva, el tata Jaguar, la nana Luna nos guiarán.

Aquí necesitamos una Justicia sublime un territorio del pueblo, por la vida y la paz ni un paso atrás;  con el Espíritu de Nuestro abuelo Kaib`il Balam por las selvas ya no nos apremiarán,  “ya no nos matarán a nuestro pueblo”.

Por Velásquez Pérez

Un comentario en “Invasión

  1. Pingback: Boletín Continental # 5 Octubre de 2015 | Somos Una América – Abya Yala

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s