PANAMÁ: LA LUCHA POR LA TIERRA

Fue a finales de los años 80 del siglo pasado, que se dieron ocupaciones de tierras en el distrito de Arraiján,  segundo más poblado de la República de Panamá, a 12 kilómetros de la capital.
Para esos tiempos se tenía una densidad demográfica de 60 mil habitantes aproximadamente, y ya a mediados de los años 90 se contaban con más de 150 mil habitantes, más del doble de lo acumulado desde 1851 época en que se funda el distrito de Arraiján.


Las ocupaciones de tierra en ese distrito, eran consideradas ilegales por el gobierno de turno del presidente de la República de Panamá, Ernesto Pérez Balladares, por lo que fueron duramente reprimidas por la policía de la época; las persecuciones contra dirigentes comunitarios en desobediencia civil eran continuas, por lo que se vieron obligados a organizar una estructura comunitaria a la que bautizaron con el nombre Coordinadora Victoriano Lorenzo el 15 de mayo de 1996, en honor al primer guerrillero del continente americano Victoriano Lorenzo Troya fusilados por la burguesía de la época en compañía del gobierno de los Estados Unidos quienes se apoderarían de la región interoceánica de la geografía panameña para construir el Canal de Panamá; y consideraron al Adalid del pueblo un peligro para sus intereses.

La Coordinadora Victoriano Lorenzo “CVL”  fue fundada como mecanismo de auto defensa para resistir los ataques y no ser desalojados de las tierras ocupadas, puesto que una porción de esas tierras pertenecían a las áreas canaleras que aún estaban en manos de los Estados Unidos.

IMG-20150822-WA0029

Coordinadora Victoriano Lorenzo haciendo un reclamo legitimo por la tierras.

 Diecinueve años después se mantiene la organización social resistiendo como la voz de los desposeídos de viviendas en varios puntos del país, puesto que muchas comunidades de otros puntos de la geografía se unieron para sustentar sus reivindicaciones amparadas en el artículo 117 de la Constitución Nacional que establece la obligatoriedad del Estado de otorgar una vivienda digna a cada panameño, además del artículo 25 de la Declaración universal de los Derechos Humanos, y leyes objetivas Como el Código de la Familia.

Pablo Martinez Fundador de CVL

Pablo Martínez autor del libro “Las Tierras son del Pueblo”

Mientras que el gobierno Nacional esconde las cifras reales del déficit habitacional señalando unas 350 mil familias sin viviendas, la Coordinadora Victoriano Lorenzo sostiene que el déficit sobrepasa es el millón doscientos mil  panameños que no cuentan con una vivienda digna, puesto que el gobierno  no cuenta a las personas que viven en alquileres y son presas de  negocios de bienes y raíces.

 La Coordinadora denuncia que ese déficit escandaloso es el mercado cautivo de los negocios inmobiliarios, quienes duplican los costos de las viviendas dado que no existen políticas de Estado dirigidas a resolver esta necesidad social, convirtiéndose la vivienda en el negocio cautico de millonarios empresarios nacionales y extranjeros.

 Por: Pablo Martínez-Coordinadora Victoriano Lorenzo

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s